3 obligaciones de una tarjeta garantizada

Published by Alex de Stori on

Tiempo de lectura 3 minutos

La confianza se gana… Esto era lo que solía decirme mi madre cuando era pequeño y esta declaración me acompañó en todas las etapas de mi vida, incluso en la financiera. Las entidades financieras buscan confiar en sus potenciales clientes y mantenerla es primordial, por eso es que hoy quisiera hablarte de las 3 obligaciones de tener una tarjeta garantizada, para que no desperdicies esta oportunidad.

Pero vamos por pasos, para adquirir una responsabilidad primero debes de conocer de qué se trata. El término garantizada se refiere a que están respaldadas por una garantía que tú pagas, generalmente siendo un monto igual a la línea de crédito que recibes. 

Osea que si pagas una garantía de $3,000.00 lo que recibes es una línea de crédito por tres mil pesos mensuales.

¿Qué es una tarjeta garantizada?

1.- Pagar la garantía

La primera de las obligaciones de tener una tarjeta garantizada es realizar el pago de la garantía para poder obtenerla. Como ya te lo había mencionado es una manera de las entidades financieras de protegerse ante tu inexperiencia usando una tarjeta de crédito.

Sin embargo, esta obligación te asegura que la entidad financiera te dará una herramienta que te ayudará a iniciar o reparar tu historial crediticio. Algo que probablemente lleves meses o incluso años buscando.

El pago de la garantía es único, lo cual quiere decir que realizarás este pago una sola vez durante el tiempo que dure tu contrato. Lo que tienes que pagar cada mes son tus consumos como con cualquier otro medio de pago.

De cualquier modo y para que no tengas ninguna duda, aquí te dejo el proceso por el que debes de pasar para obtener tu Stori con garantía.

2.- Tener una deuda sana

Una vez que cumpliste con todos los pasos para tener tu tarjeta garantizada comienza la interesante: Comenzar a probarle a la institución financiera y al Buró de Crédito que eres un buen cliente y que hicieron bien al brindarte la confianza de manejar esta herramienta financiera.

Es por eso que otra de las obligaciones de tener una tarjeta garantizada es tener un buen comportamiento y no sobre endeudarte. Para eso te recomiendo usar tu tarjeta para hacer las compras que ya tienes estipuladas dentro de tu presupuesto personal o familiar.

Como María, una madre soltera, que pagó la inscripción del colegio de su hija con su tarjeta con garantía Stori y manejándola de una manera extraordinaria, aprovechó los casi 50 días que tenía para pagar su tarjeta y no pagar ni un solo interés.

Este es solo un ejemplo de cómo puedes lograr tener una deuda sana, no le tengas miedo a gastar con tu tarjeta, para eso es, no para que la tengas guardada en un cajón, esperando por que pase alguna emergencia. ¡Mucho ojo!

via GIPHY

3.- Sigue aprendiendo

Por último, pero no por eso menos importante, la última de las obligaciones de tener una tarjeta garantizada es aprender y seguir aprendiendo. Cómo te has dado cuenta, oportunidades financieras como esta, hay pocas.

Por eso es de vital importancia que sigas aprendiendo a manejar de la mejor manera tu tarjeta garantizada, para que el día de mañana tu historial crediticio sea lo suficientemente bueno para que tengas una tarjeta de crédito sin tener que dar una garantía.

Aunque los beneficios de pagar tu tarjeta de crédito van mucho más allá, pues además puedes probarle a las instituciones financieras que tienes suficiente liquidez para que te otorguen un préstamo o un crédito para tu negocio.

Solo tienes que visualizarte ¿En dónde quieres estar en 1 o 5 años? Y toma la decisión que cambiará tu vida y la de tus seres queridos cercanos, si a ti te va bien a los demás también.