¿Cuántas tarjetas de crédito puedo tener?

Published by Alex de Stori on

Tiempo de lectura 2 minutos

Si tomamos literal la pregunta, la respuesta es “fácil”, puedes tener todas las tarjetas de crédito que quieras y te aprueben. Pero en realidad ¿cuántas debes tener? Es una respuesta que sólo tú te puedes dar, pero te vamos a dar unos tips para que formes tu respuesta.

Pero antes… una historia.

Imaginemos que Pedro acaba de terminar la universidad, consiguió un trabajo bien pagado y en cada centro comercial le ofrecen tarjetas de crédito bancarias, las departamentales en las tiendas que visita. Como todos los bancos y tiendas quieren aprovecharse de su inocencia, se las autorizan todas y ahora Pedro tiene más plásticos que juguetería en diciembre.

Si no sabes nada de tarjetas de crédito, seguramente estarás feliz por Pedro y su “buena suerte”, pero como ya te habrás dado cuenta, tener una TC no es cuestión de suerte, hay que tener una buena educación financiera.

Ahora vamos con la realidad.

Debes tener una estrategia de uso, si no eres un experto en finanzas, la recomendación es la táctica de sólo dos. Que como podrás adivinar por el nombre, consiste en tener máximo dos tarjetas de crédito como medio de pago:

La de todos los días

Lo ideal es que sea una tarjeta sin anualidad y que te ofrezca cashback, como la edición limitada Stori Líder. La intención que estas compras y pagos te den alguna recompensa por hacerlas con la tarjeta.

Las recompensas pueden ser cashback (que te regresan dinero), puntos o en especie para más productos de cierta marca, viajes, etc.

Con esta tarjeta debes ser “totalero” y tener cuidado con tus fechas de corte y de pago. Créeme que no te va a gustar acabar pagando intereses por un queso que compraste en el super o tu último viaje de UBER.

La de compras grandes.

Si trabajas por tu cuenta, aquí puedes llevar todos los gastos que son relativos a tu trabajo. Además de saber cuánto te está costando trabajar para uno o todos tus clientes, te puedes auto-financiar equipo de cómputo o de oficina. Además de control de gastos de operación, te vas a volver uno de los clientes favoritos de tu contador.

Ahora que un celular puede costar más que todo tu sueldo del mes, seguramente lo puedes comprar a meses sin intereses y si esta tarjeta también tiene plan de recompensas, vas a ganar puntos enseguida por algo que ni siquiera has acabado de pagar.

Así de fácil, no necesitas más que esas dos tarjetas.

via GIPHY

¿Te acuerdas de Pedro? Pues le ganó la emoción y se puso a comprar hasta chicles con la tarjeta que traía “a la mano”, a cada una de las 8 tarjetas le hizo cargos a meses sin intereses hasta que los pagos de cada una se volvieron una bola de nieve que ahora no sabe cómo parar… no sabe cómo las va a pagar, porque su deuda es cuatro veces más grande que su sueldo.

No seas como Pedro, antes de llenarte de tarjetas siempre pregúntate y respóndete ¿Cuántas tarjetas de crédito puedo tener? Te aseguro que ahora el número de tu respuesta es menor a lo que estabas pensando antes de leer el Blog de Stori.