Cuida tu tarjeta de crédito, ella cuidará de ti

Published by Alex de Stori on

Tiempo de lectura 2 minutos

Cuida tu tarjeta de crédito con estas recomendaciones básicas que pueden ahorrarte muchos dolores de cabeza que, la verdad, no necesitas.

1. No le prestes tu tarjeta a nadie.

Cuando tienes una tarjeta de crédito es muy fácil que si algún amigo o familiar no tiene, te la pida prestada para comprar los boletos “exclusivos” de un concierto, comprar una nueva pantalla a meses o para pagar otro adeudo que tiene. ¿Sí ves el riesgo? Si no tiene para pagar una deuda anterior ¿qué te hace pensar que a ti sí te va a pagar?

Cuida tu tarjeta de crédito porque no importa si se la prestaste a tu prima con la mejor intención, a ninguna institución le importan las circunstancias por las que le prestaste la tarjeta, el compromiso lo tienes tú y el adeudo es tuyo ¡Aguas a quién se la prestas!

2. Nadie, mas que tú, debe conocer el NIP de tu tarjeta.

Cuando recibiste la tarjeta, venía con un NIP (Número de Identificación Personal) que debes cambiar tan pronto puedas. Al cambiarlo, por favor no utilices combinaciones obvias o que cualquiera pueda adivinar, como 1234, 0000, 9876 o la fecha de tu cumpleaños. De nuevo, si alguien utiliza tu tarjeta y conoce NIP, vas a tener muchos trabajos para comprobar que no la usaste tú y mientras tienes pruebas, también tendrás una deuda nueva.

No importa qué tan seguro sea la combinación que elijas, si al final terminas apuntándolo en un papel que cualquiera puede leer o llevarse. No apuntes tu NIP, memorízalo. Tampoco le pongas el mismo NIP a todas tus cuentas.

3. Cuidados físicos de la tarjeta.

En general los materiales de la tarjeta son bastante resistentes, pero aún así debes tener cuidado con ella. Casi siempre tu tarjeta está hecha de plástico, así que no la dejes al sol o en lugares muy calientes y no la dobles.

Tu tarjeta no es una plástico cualquiera, todas tienen una banda magnética con la información que se utiliza cuando la deslizas por la terminal, otras tienen un chip que es electronica básica y las más avanzadas como Stori Card, tienen un sistema Contactless donde ya sólo con acercar la tarjeta a la terminal puedes pagar. Básicamente, no las acerques a imanes.

4. No la dejes en cualquier lugar

No la pierdas de vista nunca, si alguien tiene los números y fechas de tu tarjeta, mas el número de atrás (cvv) cualquiera puede hacer compras en línea con ella. Mismo caso aplica para las llamadas extrañas que te piden los datos de tu plástico, NO los des, seguramente es un fraude ya que ningún banco te pide NIP o los dígitos verificadores.

La ventaja de las Tarjetas de Crédito Digitales como Stori Card es que en cuanto detectas un movimiento puedes bloquear la tarjeta desde tu app y puedes reportar esos cargos extraños en tiempo real.

¿Tienes alguna otra sugerencia? Deja tus comentarios y platicamos.


1 Comment

Arya · enero 12, 2020 at 05:19

Muy buen post, muy recomendable! Reciba un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *