Las mujeres también llevamos las finanzas del país

Published by Fernanda Huerta on

Tiempo de lectura 6 minutos

México es el hogar de las 6 mujeres más adineradas de América Latina ¿Lo sabías? Todas ellas tiran abajo el estereotipo del hombre de negocios que llevan el dinero a casa, abriendo paso a un nuevo concepto: Las mujeres también llevamos las finanzas del país. 

Cada una de ellas cuenta con fortunas de por lo menos 6 mil millones de dólares y entre sus empresas se encuentran telefónicas, medios de comunicación, embotelladoras y tiendas de conveniencia. Si como esas que hay en cada esquina de tu colonia. ¿Sexo débil? ¿Dónde? 

Sin embargo, no podemos cerrar los ojos y pensar que en México todas las mujeres contamos con las mismas oportunidades para comenzar emporios desde cero y tampoco podemos pretender que a todas les interese lo mismo.

Mientras unas trabajan a diario para alimentar a sus hijos, otras buscan desarrollarse en el ámbito profesional sobreviviendo a las sobrevaloradas rentas de las ciudades y algunas otras se juntan con las vecinas a hacer una caja de ahorro para ahorrar para los quince años de sus hijas.

Brecha de género salarial

Así es como a diario las mujeres nos levantamos para buscar las mismas oportunidades que los hombres en todos los ámbitos y el sector financiero no se queda atrás. Siendo honestos, la discriminación es este sector no es por un tema estrictamente de género, pero uno de los mayores requisitos para ingresar es contar con dinero suficiente para cubrir los pagos. 

Situación en la que las mujeres llevamos las de perder, pues en promedio y de manera anual, debemos trabajar 2 meses más para igualar el salario de un hombre de acuerdo al Segundo Informe del Observatorio de Trabajo Digno. 

Fuente: Frente contra la pobreza
Fuente: Frente contra la pobreza

Así que si ganas poco, tienes menos oportunidades tienes de obtener cualquier producto financiero y no es que sea un problema exclusivo de las mujeres, pero si hay que tomar en cuenta que cuesta más trabajo y tiempo obtener ese dinero.

Esta realidad no va a cambiar en unos años, pues de acuerdo con el Informe Global de la Brecha de Género 2020, llevaría un siglo alcanzar la igualdad de género si se tomarán en cuenta ámbitos como el económico, político, educación y salud. ¡Si leíste bien, un siglo! 

Pero si se toma en cuenta sólo el ámbito económico, la brecha salarial tardaría 257 años en cerrarse. 

Por eso no es de sorprenderse que el análisis de las brechas de género del Panorama de Inclusión Financiera del 2019 reveló que la tenencia de tarjetas de débito, créditos, cuentas de ahorro, seguros y Afores continúa siendo desfavorable para las mujeres. 

Generando en la mayoría de ellas la expectativa de que otras personas podrán cubrir los gastos asociados a su vejez, como el gobierno o su familia, vertiendo sus esperanzas en mayor medida a los hombres.

Incluso las mujeres que aparentemente “no tienen la necesidad de trabajar” y dependen económica y financieramente de sus parejas, llevan las de perder, pues no pueden solicitar tarjetas de crédito y tienden a recurrir a las tarjetas adicionales.

Este medio de pago, si bien les permite hacer uso de la totalidad del capital dentro de la cuenta, no es beneficiosa en la construcción de un buen historial crediticio, pues solo el titular de la cuenta será el que refleje la actividad financiera a Buró de Crédito.

Situación las deja vulnerables al momento de una pelea por la cual su pareja le retire la cuenta adicional, un divorcio o incluso la muerte de su cónyuge, porque ante las instituciones de crédito no han tenido ninguna actividad financiera.

Las mujeres tambien llevamos las finanzas del pais
Fuente: Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018

Las mujeres también llevamos las finanzas del país

Como dije antes las mujeres también llevamos las finanzas del país y no todo tiene que ser tan malo, por eso quiero darte algunas recomendaciones para que la brecha de género en el sector financiero disminuya gradualmente pero, sobre todo, que puedas cambiar tu propia realidad.

Acaba con la brecha de género en el sector financiero

 1.- Solicita una tarjeta de crédito. Ya sé que este punto puede ser muy confuso para ti ¿Cómo puedo solicitar una tarjeta de crédito si gano muy poco dinero? Bueno en este caso en específico, empezar desde cero y con tarjetas que no otorguen líneas de crédito muy altas pueden ser un primer gran paso.

Comienza solicitando tu tarjeta Stori 

Por eso es por lo que Stori estudia tu capacidad de pago y te otorga la tarjeta de crédito que necesitas para que puedas acceder al sector financiero sin el temor de darte un balazo en el pie y terminar más endeudada de lo que comenzaste.

 No tengas miedo a las tarjetas de crédito, comienza con Stori y poco a poco podrás ir manejando líneas de crédito más altas, o incluso pedir otros productos financieros, por que tu tarjeta estará reportando tu actividad a Buró de Crédito. 

 Recuerda que reportar a Buró no es malo, al contrario, todo depende del buen manejo que hagas de tu línea de crédito para tener un buen Score y aspirar a mejores oportunidades en un futuro. ¡De eso se trata la inclusión financiera!

 2.- Comienza tu educación financiera. Una de las causas más comunes sobre el por qué alguien no saca una tarjeta de crédito es el no saber manejarla y el miedo a endeudarse, por eso es que la educación financiera te ayudará a romper tabúes del sistema financiero.

En Stori estamos conscientes de ello, por eso que ofrecemos educación financiera libre y gratuita a través de nuestro blog, en el cual vas a encontrar conceptos básicos cómo ¿Qué es el Cat? O el truco de los 50 días para pagar mi tarjeta de crédito.

 Todo esto con la finalidad de que vayas poco a poco aprendiendo a usar de mejor manera tu tarjeta de crédito y lo veas como una herramienta y no como un arma de doble filo. Te invito a que nos sigas en redes sociales y leas un artículo diario, te aseguro que después de un mes serás una experta en el uso de tu dinero.

via GIPHY

3.Usa tu línea de crédito. Mujer, de nada te sirve tener una tarjeta de crédito para emergencias, para eso existen otros productos financieros como un seguro médico o una cuenta de ahorros, la tarjeta de crédito es una herramienta para que te financies mes a mes.

La puedes utilizar en la compra de tus despensa y aprovechar el programa de bonificaciones que tiene Stori diseñado para ti. ¿Quién sabe estirar el dinero mejor que tú? Nadie.

 4.-Paga a tiempo. Este punto es crucial, convierte en tu prioridad pagar tus deudas con Stori y cualquier otra institución financiera, pues, aunque aquí no manejamos comisiones e intereses ocultos, si comenzarás a generar intereses que al final del día solo aumentan tu deuda.

En el caso de otras instituciones financieras y en específico si tienes una tarjeta de crédito con otro banco, fíjate muy bien en la tasa de interés moratorio, pues si tu eres de las que se retrasa con los pagos, el banco te comenzará a medir los intereses bajo esa tasa y creeme algunas son muy altas.

5.- Revisa tu historial crediticio. Por último, al menos una vez al año consulta tu historial crediticio, de esta manera podrás observar cuál es tu calificación en el Buró de Crédito y determinar si quieres aumentarla haciendo un mejor uso de tu tarjeta de crédito.

Además, es muy recomendable que sigas esta práctica como un método para detectar posibles robos de identidad, que no es más que el uso de tu información para solicitar productos financieros a tu nombre, esto puede pasar incluso de parte de familiares cercanos.

Mujeres somos de los sectores más aguerridos del sector laboral, no solo llevamos la casa y los hijos; Las mujeres también llevamos las finanzas del país y espero que este artículo te pueda ayudar a llevar tus finanzas personales de una mejor manera y así poco a poco disminuir la brecha de género financiera.

Confía en instituciones financieras nuevas, utiliza todas las herramientas a tu alcance, no necesitas manejar mucho dinero para construir tu historial crediticio, pero este si te puede ayudar a conseguir mejores oportunidades.

O acaso no te gustaría conseguir un crédito hipotecario para comprar una casita para ti y tus hijos, o solicitar un préstamo para regalarle la fiesta de quince años que sueña tu hija.

Apoyémonos, aprendamos y confiemos en que si trabajamos juntas la situación puede cambiar para las generaciones futuras, no permitamos que el miedo a manejar una tarjeta de crédito nos paralice y nos excluya de tener mejores oportunidades. Recuerda: Las mujeres también llevamos las finanzas del país. 

via GIPHY

Stori dato

Si te quedaste con la duda desde un inicio las 6 mujeres más adineradas de México según El Financiero son: Soumaya, Johanna y Vanessa Slim, Eva Gonda Rivera, Sara Mota Larrea y María Asunción Aramburuzabala.


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *