Pasivos: Las deudas son necesarias

Published by Alex de Stori on

Tiempo de lectura 4 minutos

En mi infancia era muy difícil para mí perder, en una competencia, en una carrera, jugando futbol con mis compañeros, pero esta situación poco a poco fue cambiando cuando me di cuenta que perdiendo también ganaba mucha experiencia y eso me hacía mejor persona cada vez más.

Este concepto de ganar perdiendo tambíen lo puedes aplicar en tu vida financiera con los denominados bienes pasivos. ¿Pero a qué te refieres con un bien pasivo? ¡Fácil! Es todo aquel bien que te genera algún gastos o pérdidas para su poseedor, o lo que es lo mismo, ¡deudas!

via GIPHY

Y aunque esto no suena muy positivo que digamos, recuerda que la filosofía china del Ying y el Yang nos recuerdan que el equilibrio en la vida favorece la armonía y el cambio. 

Un ejemplo claro son los 5.4 millones de personas con un crédito hipotecario en México de acuerdo con el siempre confiable INEGI. Todos ellos poseen un pasivo, pues mes a mes pierden parte de sus ganancias cubriendo un préstamo para pagar su vivienda, pero al mismo tiempo y con el paso de los años se convertirá en un activo para ellos.

¿Y qué es un activo? Recordemos que un activo es todo aquel bien que dependiendo de sus características puede jugar a tu favor dejándote ganancias a corto, mediano o largo plazo.

Deudas y más deudas

Alejandro es un joven nutriólogo, con muchas ganas de emprender y poner su propio consultorio para atender el problema de la obesidad en México, es por eso que durante varios años estuvo trabajando en muchos lugares como mesero, cantinero a parte de trabajar en un hospital clínico de nutrición.

El año pasado decidió que era momento de jugársela y poner su negocio propio, rentó una oficina en un rascacielos en una de las mejores zonas de la ciudad, pensando que con ello iba a tener el éxito esperado.

Sin embargo nunca realizó un presupuesto de sus finanzas personales y laborales, lo que en menos de tres meses se quedó sin los ahorros por los que había trabajado años. Pronto en la desesperación de salvar su iniciativa pidió un préstamo bancario con la esperanza de que su negocio saliera adelante. ¿Quién lo culparia?

via GIPHY

Durante los siguientes meses utilizó su tarjeta de crédito Stori para comprar su despensa y cubrir sus gastos diarios. ¡Bueno se endeudó hasta con la señora de la tiendita de la esquina!

Afortunadamente después de un año de esfuerzos y casi cuando todas las deudas le llegaban hasta al cuello, pudo estabilizar su cartera de clientes y su negocio por fin comenzó a ser rentable.

Para Alejandro fue muy difícil tomar la decisión de seguir arriesgándose, de continuar endeudándose cuando la situación económica no pintaba muy bien para que su negocio prosperará, pero el fue tenaz y su meta era muy clara, combatir los graves problemas de nutrición que hay en el país.

Con esto en mente, perder dinero durante los primeros meses fue duro, adquirir bienes pasivos fue una decisión arriesgada que lo pudo dejar sin nada, pero continuo y creyó en su sueño; logrando así ganar más de lo que perdió y convertir sus bienes pasivos en activos.

Ahora está listo para pedir un crédito hipotecario, dejar las caras rentas y comprar su casita, un sueño que tan solo tres de cada 10 millennials puede cumplir en México, pero Alejandro sabe que es necesario tener estas deudas para alcanzar un bien mayor: su tranquilidad.

via GIPHY

Haz una radiografía a tu economía

Tener miedo de endeudarse hasta las manitas es normal, pero déjalo atrás ahora que entendimos que es necesario si queremos adquirir una casa, un coche o hasta un celular, recuerda que: ¡El que el que nada debe, nada tiene!

Ir con precaución al adquirir es una buena práctica, por eso te recomiendo que de vez en cuando a parte de realizar tu planeación presupuestal de los siguientes meses hagas una radiografía de tu economía, igual que cuando vas al médico para que revise a fondo si no tienes ningún hueso roto.

Haz una tabla en la cual pongas de un lado los bienes activos que tienes, mientras que del otro lado de la tabla pongas todos tus pasivos; especifica cuánto dinero entra y sale gracias a estos bienes. ¡No te espantes!

Mientras que tus activos puedan cubrir el total de los bienes pasivos que tienes, estás del otro lado, te aseguro que este ejercicio te ayudará a saber que tan bien o mal manejas tus finanzas personales. Si de plano te fue muy mal, siempre es mejor darse cuenta lo antes posible para poder poner manos a la obra. ¡Deja el miedo atrás!

Ahora ya lo sabes adquirir deudas no es malo, por el contrario, te ayuda a seguir en constante movimiento y buscar la manera de mejorar cada día financieramente y como persona.

Stori dato

Uno de los pasivos más importantes que nunca debes perder de vista: es la renta, muchos de los expertos dicen que el dinero que le asignas a tu vivienda no debe pasar del 30% de tus ingresos sin embargo es una tarea muy difícil de lograr en nuestro país.

¿Te imaginas pagar de renta entre 35 y 75 mil pesos mensuales? Pues esto es una realidad en ciertos lugares del país como las alcaldías Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc y Álvaro Obregón en la Ciudad de México.

Pero en interior de la República no se queda atrás teniendo de contrincantes a San Pedro Garza García, Huixquilucan, Guadalajara, Colima y Tulum. Así que ¡aguas! Que la renta no acabe con tus ingresos.

Categories: Educación Financiera