El ABC de las comisiones en las tarjetas de crédito

Published by Alex de Stori on

Tiempo de lectura 3 minutos

Cada vez son más los mexicanos que buscan tener una tarjeta de crédito para poder disfrutar de eventos como el hot sale, el buen fin o simplemente promociones y rebajas. Sin embargo, hay que tener mucho ojo con las comisiones en las tarjetas de crédito, no vaya a ser la de malas y termines pagando algo que no sabías. ¡Me han contado!

Descubre en este abecedario las comisiones en las tarjetas de crédito que estás pagando y el por qué. Recuerda que nadie te lo explica mejor que Stori.

Comisiones en las tarjetas de crédito

Aclaraciones improcedentes

Reclamarle al banco por cargos no reconocidos y clonación de tarjeta de crédito puede llevar al cliente a pagar comisiones y otros cargos en caso de que la institución financiera resuelva que no existe motivo de queja.

Esto sucede ante una aclaración por cargos no reconocidos de parte de un cliente, el banco está facultado para dictaminar si procede el reclamo o no, todo esto según la Ley de Transparencia y Ordenamiento de los servicios financieros.

Si el cliente pierde, primero tiene que asumir una comisión por aclaración improcedente.

via GIPHY

Anualidad

Probablemente la comisión a la que más le tememos los simples mortales es la anualidad, ese gran precio que debemos de pagar por tener una tarjeta de crédito, pero ¿Por qué la pagamos?

Esta comisión es el importe que los bancos cobran por el derecho de uso y acceso a la línea de crédito vigente en la Tarjeta. Todos los bancos lo cobran en al menos una de sus tarjetas.

Esta comisión se factura de forma anual independientemente de la vigencia del plástico. 

Comisión por apertura

Si ya googleaste: Tarjeta de crédito, seguramente encontraras muchos anuncios, páginas web y artículos relacionados, sin embargo, debes de poner atención si la tarjeta que te gusta tiene una comisión por apertura.

Esto significa que deberás pagar inicialmente para formalizar el crédito que te otorga la institución financiera.

Disposición de efectivo

Tu tarjeta de crédito es un medio de consumo, por el cual no se te cobra comisión al momento de realizar una compra con ella, pero cuando la usas para sacar dinero, cualquier institución te la aplicará. 

Así que, si en algún momento llegas a sentir la tentación de retirar dinero de tu plástico, aquí te damos 3 razones para no sacar dinero de una tarjeta de crédito.

via GIPHY

Falta de pago

Cuando se te aprueba una tarjeta de crédito, estás aceptando explícitamente un compromiso con la entidad financiera que te lo otorgó.

Como su nombre lo indica al pasar tu última fecha de pago la institución otorgante está en su derecho de cobrar una penalización monetaria por faltar a tu parte del compromiso, ten cuidado porque esta colisión es independiente a los intereses que genera el uso de tu línea de crédito.

Reposición del plástico

Esta comisión tal vez es la más complicada de entender por qué la pagamos, pero piénsalo de esta manera, tu plástico es tu responsabilidad, si la pierdes o te la roban la tarjeta de crédito estaba bajo tu custodia.

Por lo que el mandar a hacer una nueva tarjeta de crédito genera un costo, el cual no es responsabilidad de la entidad financiera con la que tienes la línea de crédito.

Comisiones en Stori

Sí después de tanto hablar de comisiones te genera dudas cuáles son las que la tarjeta Stori tiene, aquí te dejo esta imagen para que las consultes todas las veces que quieras:

Si tienes más dudas consulta en la página de costos y comisiones de Stori aquí

Evita las comisiones

Algunas de las recomendaciones que puedes seguir para evitar las comisiones en las tarjetas de crédito son:

  • Antes de contratar, compara diferentes opciones.
  • Usa tu tarjeta de manera moderada y en función de tus ganancias.
  • No se trata de una extensión de tus ingresos.
  • Ten presente la fecha de corte y la fecha de pago.
  • Evita pagar sólo el mínimo, lo ideal es pagar tu deuda completa o al menos el doble del mínimo.
  • Ten cuidado con los meses sin intereses, recuerda que muchos pagos pequeños se vuelven un pago grande.
  • Usa preferentemente tu tarjeta para adquirir bienes duraderos, no para pagar la despensa o como dinero adicional.
  • Trata de no usar tu plástico para sacar efectivo de los cajeros automáticos, debido a que es un financiamiento caro por la comisión e interés que cobran.
  • Recuerda siempre revisar tu estado de cuenta y conservar tus comprobantes.