Nunca tengas tarjetas de crédito saturadas

Published by Fernanda Huerta on

Tiempo de lectura 4 minutos

“Todo el dinero que pagué en intereses de mis tarjetas de crédito lo pude haber ahorrado para mi plan de vejez”, lamenta Natalia Rodríguez, madre de 2 jovencitas.

Natalia tiene 56 años, ha tenido muy buenas experiencias y otras no tanto con sus tarjetas de crédito a través de los más de 30 años manejándolas, confiesa haber llegado a mantener 4 tarjetas de crédito al mismo tiempo.

Con todas ellas experimentó aumentos en sus líneas de crédito, todo comenzó con una línea de 5 mil pesos en la cual, debido a su excelente manejo y regularidad en sus pagos, le autorizaron en seis meses una tarjeta con 10 mil pesos en el mismo banco.

La situación se repitió en diversas ocasiones provocando que en un lapso de tres años su línea de crédito aumentará de 5 mil a una de 75 mil pesos. Deuda de la cual obviamente perdió el control y los intereses comenzaron a incrementar la deuda.

“Mis problemas comenzaron cuando adquirí deudas fuertes, como la fiesta de quince años de mi hija, la cual pagué con mi tarjeta de crédito. Su costo fue de 25 mil pesos y por los intereses termine pagando 75 mil”. 

via GIPHY

Al seguir pagando esta deuda en el banco, su historial crediticio no se vio afectado negativamente, por el contrario, los bancos seguían ofreciéndole aumentos en su línea de crédito.

Debes saber que de acuerdo a la Condusef no hay ninguna otra manera de que las entidades te eleven el límite de crédito asociado a una tarjeta, que tener un comportamiento de cumplimiento en sus compromisos crediticios.

Esta falsa percepción de su capacidad de pago la motivó a pedir un crédito para sacar un coche y un hipotecario. Por lo que no tardó mucho en tocar fondo, pues no reparó en ningún momento en considerar que una deuda sana es aquella que no supera el 30% de tu ingreso disponible.

“El día que me di cuenta que mis deudas superaron lo que podía pagar, me sentí muy impotente, desesperada, triste y culpable. No tenía dinero para lo más indispensable y yo debía ser el soporte de mi familia”.

Natalia tuvo que hacer un estricto plan de pagos, primero liquidó las tarjetas con menor línea de crédito y las canceló. Posteriormente, focalizó todos sus esfuerzos en pagar quincena a quincena religiosamente su tarjeta más “grande”.

“Son momentos de la vida en los que te das cuenta que te equivocaste, que ya eres cautivo y no eres dueño de tu dinero sino de tus deudas”.

Tuvieron que pasar 7 años de su vida dedicándose en cuerpo y alma a liquidar todas las deudas que adquirió en tan solo unos meses, por lo que reconoce que de poder cambiar lo sucedido evitaría tantos aumentos de línea. Pues considera que tener dinero siempre disponible te hace gastar más.

Ahora que entiende cómo manejar su flujo de dinero tiene deudas sanas, como el crédito de su casa, el cual planea liquidar pronto realizando aportaciones a capital.

“Regalé dinero muchos años de mi vida y ya no estoy dispuesta”.

No le temas al incremento de línea de crédito

Una de las mejores maneras para evitar pasar años pagando deudas que adquiriste en tan solo unos días, es preocuparte por obtener una educación financiera de calidad, como la que en Stori nos esforzamos que tengas día con día.

Natalia piensa que sus hijas deberían tener tarjetas de crédito, sin miedo, a pesar de todo lo que ella ha pasado con sus deudas, pues dice que es muy complicado que las personas te presten dinero incluso si son familiares.

Las tarjetas de crédito te dan la posibilidad de ser independiente, pero es no es tu dinero, es un préstamo, nunca lo pierdas de vista.

via GIPHY

Si tú estás considerando manejar tu tarjeta de crédito de manera que tu institución financiera te ofrezca un incremento de línea, tal vez deberías considerar si necesitas más crédito.

La mejor manera de determinar si la puedes controlar o no es que esta no supere el 50% de ingreso mensual, de lo contrario como Natalia te puedes sobre endeudar. Más dinero disponible es desarrollar una deuda más grande.

No pienses que la tarjeta de crédito te puede ayudar a enfrentar emergencias futuras, para eso puedes generar un fondo de ahorro que sea específico para esas causas, si lo piensas bien, de esta manera no tendrás que pagar intereses.

Un crédito más grande incrementa el pago mínimo

Uno de los errores más comunes es no considerar en tu presupuesto personal que al aumentar tu línea de crédito aumentará tu pago mínimo. 

Lo cual tiene mucho sentido pues recordemos que la Condusef regula el método para calcular el pago mínimo, en el cual establece que sea el equivalente al 1.25% del límite de la línea de crédito, o bien el 1.5% del saldo adeudado, más los intereses del periodo, más IVA.

Para ponerte un ejemplo: Imagina que debes 10 mil pesos y el mínimo a pagar es $250 pesos, de los cuales el 5% es para el pago de capital, tardarás más o menos 80 meses o 6.6 años en terminar.

La buena noticia es que el Costo Anual Total (CAT), las comisiones, los intereses ordinarios y moratorios y la disposición del efectivo permanecerán fijos aunque haya un cambio en el monto del crédito.

Historial crediticio y tus tarjetas de crédito

Así como Natalia cuando un banco te otorga una línea de crédito más grande, las demás instituciones financieras podrán verlo en el Buró de Crédito y podrás ser candidato para ofertas crediticias más altas y mejores.

Pero debes tener cuidado, no quieres terminar endeudado más de lo que puedas pagar porque te puede caer Lolita y le va a pedir a tu banco que informe de tus movimientos y a ti te pedirá que donde sacas el dinero para pagar tus deudas.


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *